¿Qué es el Internet de las cosas?

internet-de-las-cosas

Cuando leemos sobre tecnología o conectividad, en muchas ocasiones aparece el término «Internet de las cosas». Esta palabra usada en el mundo tecnológico, a menudo se confunde su significado, ya que por cómo está formada podemos pensar de manera equivocada lo que es. Hoy os explicamos su significado, su historia y lo que pretende ser «El Internet de las cosas»

¿Qué es el Internet de las cosas?

“O Internet das Cousas” é un termo que vén, como case todo en tecnoloxía, do inglés e a súa tradución homónima “Internet of Things” ou “IoT”. Foi proposto en 1999 por Kevin Ashton, profesor do MiT e que buscaba a miúdo un termo para referirse a todos os dispositivos que tiñan conectados no seu laboratorio.

«El Internet de las Cosas» es un término que viene, como casi todo en tecnología, del inglés y su traducción homónima «Internet of Things» o «IoT». Fue propuesto en 1999 por Kevin Ashton, profesor del MiT que buscada a menudo un término para referirse a todos los dispositivos que tenían conectados en su laboratorio.

De esta manera, el «Internet de las Cosas» es un término que se refiere a los objetos comunes que están interconectados entre sí. Pero no a cualquier objeto, si no a los dispositivos que son capaces de conectarse e intercambiar información entre ellos y, en algunos casos, funcionar de manera autónoma sin que una persona intervenga en sus acciones.

¿Dónde está El Internet de las Cosas?

Ejemplos de «El Internet de las Cosas» sería, por ejemplo, una nevera que, gracias a su conexión a Internet, es capaz de intercambiar información con el dispensador de agua y saber cuando tiene que pedir una nueva botella antes de que esta se acabe. También sería el sistema de calefacción de nuestra casa, que se comunica con el GPS de nuestro teléfono móvil y sube la temperatura cuando sabe que vamos dirección a casa y estamos a una distancia próxima.

Cuando se acuñó el término «Internet de las Cosas» la idea siempre iba hacia la tecnología de consumo, es decir, la que podemos usar en el día a día cualquier persona. Pero en la actualidad, este término está mucho más globalizado y se aplica a mundos tan diferentes como los automóviles, la sanidad o la actividad industrial. 

¿Para qué sirve?

Después de saber qué es y dónde se aplica, nos podemos preguntar para qué sirve exactamente unificar todo este tema. Hay una respuesta rápida y sencilla: para generar estándares. En «El Internet de las Cosas» existen miles de dispositivos, y para que estes se comuniquen entre sí tiene que haber definidos unos estándares de comunicación, tanto a nivel de transporte de esa comunicación (bluetooth, ondas de radio, Internet…) como la manera en cómo está codificado el mensaje (OCF, XSF… protocolos complejos de comunicación).

¿Qué futuro tiene el «Internet de las Cosas»? Mucho. Sobre todo si pensamos que ahora todo está conectado, desde nuestro coche, pasando por nuestra nevera o el reloj que vestimos. ¿Queremos que nuestro coche se abra cuando nos acercamos a él? Pues gracias a «El Internet de las Cosas» lo podremos disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal se le informa que los datos personales que facilite en este formulario quedarán registrados en un fichero de titularidad de la Xunta de Galicia, cuya finalidad es la gestión y registro de este procedimiento. La persona interesada podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición ante lopd@xunta.es.