EL CAMINO PRIMITIVO: LA VIA KÜNIG. CLARA FOLGUEIRA ROZAS 1°F

Santiago el Mayor, apóstol de Jesús de Nazaret, marchó de Jerusalén en el 33 d. C, tras la muerte
de Jesús. Los doce apóstoles le habían prometido que, tras su muerte, predicarían su palabra por
el mundo. Santiago marchó a España, a la zona de Zaragoza, donde permaneció hasta la muerte
de la Virgen, a quién los doce discípulos habían prometido acompañar tras su muerte. Así, desde
distintas zonas del mundo, los doce parten a Jerusalén, Santiago acompañado de sus cinco
discípulos. Una vez allí, murió a manos del emperador, siendo prohibido su entierro en
Jerusalén. Sus apóstoles llevaron el cuerpo de vuelta a España, dejándolo en Galicia. No fue
descubierto hasta el 813 d. C, cuando un campesino descubrió el sepulcro y avisó al obispo.
Este, a su vez, avisó al rey Alfonso II, que viajó a Galicia para ver el sepulcro. Su recorrido es el
conocido como Camino de Santiago o Camino Primitivo, que contiene variantes como el
Camino Francés o la Vía Künig; una variante en su paso por Lugo desarrollada en una Guía de
Peregrinos escrita por el monje alemán German Künig. En el 2015 el camino primitivo fue, junto
con el Camino del norte, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es considerado
por lo tanto uno de los monumentos representativos de Galicia.