HISTORIA DE SANTIAGO APOSTOL EL MAYOR . Nerea Montes. Ies Ollos Grandes

Santiago era uno de los doce apóstoles de Jesús que fueron encomendados a la misión de difundir el evangelio por el mundo.

Santiago estaba situado en Zaragoza junto a los siete Varones Apostólicos. Cuando le llegó la noticia de la muerte de la Virgen María, a la que había prometido acompañar en su lecho de muerte, así que viajó hasta Jeusalem para verla, allí fue ejecutado por órdenes del emperador Herodes Agripa tras una serie de persecuciones a los cristianos. Sus discípulos, Atanasio y Teodoro, llevaron su cuerpo por el mar Mediterráneo en una embarcación de piedra llegando a Galicia, concretamente a Iria Flavia, donde deciden depositar el cuerpo y construir una sepultura en el bosque de Liberum Donum. Es aquí donde nace la leyenda y el legado jacobeo.

Pasarán años hasta que un ermitaño de la zona llamado Pelayo avista unas estrellas en movimiento en el cielo. Medio hipnotizado por su resplandor decide seguirlas y al rato, tras internarse en el bosque, se topa con una tumba de mármol y un pequeño altar. Impresionado por el descubrimiento corrió a informar al Obispo Teodomiro, llegando incluso la noticia de este descubrimiento a oídos del mismísimo rey Alfonso II, quien se desplazó al lugar y corroboró que se trataba de los restos del Apóstol. En ese momento manda construir un gran templo en su honor en esa misma zona. De ahí nace el término Compostela, campus stellae: campo de la estrella o camino de las estrellas.

LA VÍA KÜNIG La Vía Künig es una variante del Camino Francés que pasa por la ciudad de Lugo. Recibe su nombre del monje alemán Hermann Künig, autor de la guía de peregrinos medieval que recoge este itinerario a Santiago. Este camino de peregrinación se desvía del Camino Francés en Herrerías de Valcárcel (León) para evitar la llamada “Costa da Faba” del Cebreiro y el alto del Poio. La vía Künig discurre por territorio más llano a través de los municipios de Pedrafita, As Nogais, Becerrea, Baralla, O Corgo y Lugo. A partir de la ciudad de Lugo enlaza con el Camino Primitivo hasta Santiago de Compostela.