SANTIAGO EL MAYOR Y EL CAMINO PRIMITIVO

Santiago de Zebedeo más conocido como Santiago el Mayor, fue uno de los apóstoles más
destacados de Jesús de Nazaret, era hijo de Zebedeo y Salomé y hermano de Juan. Acompañó a
Jesús en muchos de sus milagros y fue testigo de muchas de sus apariciones.
Después de la resurrección de Cristo, los apóstoles fueron encomendados a la misión de
difundir y promover el evangelio por el mundo. Por este motivo, Santiago apóstol cruzó el Mediterrá neo y se
adentró en España, atravesando el estrecho de Gibraltar. No se sabe con exactitud el recorrido que
siguió hasta alcanzar Galicia, que en la época romana recibía el nombre de Gallaecia.
Regresó a Judea y allí fue decapitado por el Rey Herodes, que temía que el Apóstol adquiriera
demasiado poder. Sus discípulos Atanasio y Teodoro recogieron el cuerpo y lo llevaron en secreto
en una barca mágica, a los lugares de su predicación en el norte de España. Desembarcaron en la
Ría de Arousa en Galicia en e l puerto de Iria Flavia (lugar de la primera predicación del Apóstol) y
amarraron la barca a un pedrón( que da origen a la Villa de Padrón) mientras pedían permiso para
enterrar su cuerpo.
Durante siglos se perdió el rastro de la tumba. En el año 825, un eremita llamado Pelayo quedó
sorprendido por unas luces llamativas que surgían de la tierra. Avisó al obispo Teodomiro de Iria
Flavia quien descubrió que las luces indicaban el lugar exacto donde los discípulos habían enterrado
el cuerpo del decapitado Santiago el Mayor, oculto tras una densa vegetación.
Teodomiro no tardó en acudir hasta el lugar, hoy Santiago de Compostela. Y una vez allí encontró
una losa de mármol, unos huesos humanos y llegó a la conclusión, por ‘revelación’, de que los
restos de aquel cuerpo pertenecían al apóstol. La mayoría de estos hechos referidos de generación
en generación pertenecen al ámbito de la leyenda y el mito, lo que de ningún modo quiere decir que
carezcan de fundamento, sino todo lo contrario.
El hallazgo tuvo el apoyo del rey Alfonso II el Casto, que ordenó levantar una ermita. Alfonso II es
considerado el primer peregrino a Compostela debido a que realizó la ruta de peregrinación desde
su capital de Oviedo hasta la tumba del apóstol en Compostela. Este es consider ado el origen del
Camino Primitivo.

Es el Camino más antiguo y fue un itinerario muy frecuentado por el pueblo astur galaico durante el
siglo IX y buena parte del X, empieza a los pies de la catedral de Oviedo discurre a través del interior
del Principado de Asturias. Entra a Galicia por Lugo y confluye con el Camino Francés en Melide, a
unos 55 kilómetros de la tumba del apóstol Santiago
La ruta tiene313 kilómetros de recorrido , de los cuales 255 kilómetros pertenecen propiamente a
denominado Camino Primitivo. El recorrido hasta Santiago se divide genera lmente en 13 o 14
etapas, de aproximadamente 20 ó 25 kilómetros cada una de ellas, perteneciendo las tres últimas
al Camino Francés.